Golden Slam: Djokovic en busca de ocupar la tierra de nadie

| Djokovic / Golden Slam / Tenis / Torneos |

Por: Juan Diego Llosa Tagle //

Año 2007. El nombre de Novak Djokovic sonaba por primera vez en los oídos de los fanáticos del tenis. Tras llegar a la final del Masters 1000 de Indian Wells, logró coronarse campeón semanas después en Miami. Siempre es atractivo tener un jugador nuevo en el circuito, pero era realmente utópico pronosticar una carrera tan avasalladora como la que tiene el serbio hasta el día de hoy.

Para contextualizar cómo era el tenis ese año, Roger Federer era una aplanadora. Sus partidos ganados por temporada se acercaban casi siempre a los tres dígitos y los perdidos se podían contar apenas con los dedos de la mano. Por otro lado, ya había saltado a la luz Rafa Nadal. Un chiquillo con pelo largo, pantalones largos y un estilo de juego que consistía en traer de vuelta pelotas imposibles. El chaval ya había puesto en ese entonces en aprietos (incluso derrotado) en más de una ocasión al invencible Federer.

Roger – Rafa ya era un clásico y las gradas estaban divididas entre la elegancia, majestuosidad y pureza del suizo; y la tenacidad, el atrevimiento y la garra del español. No había sitio para nadie más. Podría ser esa la razón por la cual el serbio no cuente hasta el día de hoy con el mismo apoyo que Federer y Nadal, los estilos tan contrapuestos entre ambos hicieron que la gente se incline por alguno de los dos y Nole simplemente se quedó sin espacio. Evidentemente también hay un tema de carisma de por medio, Roger y Rafa tienen un ángel que Djokovic no, y a veces esas ganas – un tanto forzadas – de caer bien crearon cierta repelencia en el público.

Año 2021. 14 años después, seguimos hablando de los mismos tres personajes. Pero la historia es otra. Djokovic ya no es el joven irreverente que se animaba a imitar a otros tenistas y trataba de colarse como sea en la fiesta de dos. Hoy es probablemente – en cuanto a los números – el mejor de la historia y – puntualmente este año – está cerca de conseguir algo que nunca se ha logrado en la historia del tenis masculino.

En marzo de este año, Djokovic se convirtió en el jugador con más semanas como número uno del mundo desplazando a Roger Federer quien llevaba 310 semanas. Desde ahí, el serbio se sigue alejando cada vez más. En cuanto a los títulos de Grand Slams, se encuentra a tan solo uno de Federer y Nadal que cuentan con 20 cada uno.

Esta semana, Djokovic está a tan solo dos partidos de igualar en títulos de Grand Slam al español y al suizo. Si logra ganar en Wimbledon, tendremos un triple empate. Pero, “Nole” está buscando algo que nunca se ha logrado en la historia del tenis masculino: el Golden Slam.

El Golden Slam consiste en ganar en un mismo año los cuatros torneos de Grand Slam (ya se coronó en los dos primeros y está cerca de ganar Wimbledon) y los Juegos Olímpicos. Es algo sin precedentes en el tenis masculino, la única persona en lograrlo fue la alemana Steffi Graf en 1988. Uno de los motivos por los cuales ha sido difícil conseguirlo es porque el tenis dejó de ser un deporte olímpico entre 1924 y 1984, pero, de todas formas, desde ahí nadie ha podido hacer. De hecho, el único tenista en haber logrado ganar los cuatro Grand Slams en una temporada fue Rod Laver (en 1962 y 1969), ese logro no lo consiguió ni Federer ni Nadal ni Borg ni Sampras.

Todavía queda mucho pan por rebanar, pero el serbio se encuentra ante una oportunidad histórica de subirse al trono indiscutido del mejor tenista de todos los tiempos. ¿Lo podrá conseguir? Solo el tiempo lo dirá.