RAFA NADAL: Las estadísticas de la derrota que nunca llegó

| Tenis |

Por: Juan Diego Llosa

Trofeo de Conde de Godó, Barcelona. Un torneo que a Rafael Nadal siempre le cayó como anillo al dedo. Para ser concretos, desde que jugó ahí por primera vez, volvió a casa once veces con el título y solo se fue con las manos vacías en cuatro ocasiones. La hegemonía es tal, que – incluso siendo un jugador activo – el estadio central lleva su nombre.

Habiendo contextualizado la supremacía del español jugando en tierras catalanas, su partido de primera ronda contra el bielorruso Ilya Ivashka (111 del mundo) estaba presupuestado como un mero trámite, un saludo a la bandera. Ivashka llegó al torneo para disputar la qualy (fase previa para poder jugar el cuadro principal) y logró un cómodo triunfo en primera ronda contra el holandés Tallon Griekspoor.

Todas esas estadísticas y datos mencionados al inicio fueron amenazados tras culminar el primer set. Rafa jugó a un nivel bastante por debajo del que nos tiene acostumbrados. Con un porcentaje de primeros servicios menor al 50% y con un juego bastante corto e inseguro, el español perdió la primera manga por 6-3.  En ese instante, los fanáticos y especialistas del tenis empezaron a analizar qué datos y estadísticas se romperían si Ivashka lograba la hazaña de vencer al mallorquín.

Teniendo en cuenta que Nadal perdió la semana pasada en los cuartos de final del Masters 1000 de Monte Carlo contra el ruso Andrey Rublev, si se daba hoy el golpe Barcelona, hubiese sido la primera vez en 19 años que el español pierde dos partidos consecutivos en arcilla. No es un error de tipeo ni una distracción del autor, la última vez que Rafa sufrió dos derrotas seguidas en su superficie favorita fue cuando tenía apenas 15 años.

Otro dato que se generó a partir de la tensión de ver a Nadal perder el primer set, fue recordar cuándo fue la última vez que perdió en arcilla contra un jugador fuera del top 100, y, en este caso, habría que retroceder hasta la temporada 2004. Ese año, perdió en los octavos de final del ATP de Palermo contra el francés Olivier Mutis (113 del mundo en ese momento).

Por otro lado, la última vez que Nadal había perdido en su debut en un torneo de arcilla, fue 13 años atrás. En aquella ocasión, fue su compatriota Juan Carlos Ferrero (ex número uno del mundo) quien lo venció en el Masters 1000 de Roma.  Por si fuera poco, no existe un precedente en el cual el español haya perdido contra un jugador proveniente de la clasificación en un torneo sobre tierra batida.

Todos estos datos se generaron simplemente porque perdió un set. En el tenis, ver a un tenista bien posicionado en el ranking perder un parcial es cosa de todos los días. Por eso es importante dimensionar el dominio absoluto que ha generado Nadal en esta superficie a lo largo de su carrera. Es algo que no solo hay que saber contextualizarlo, sino también valorarlo, porque no volverá a ocurrir en muchísimo tiempo, acaso nunca.

Finalmente la experiencia y el nivel del Rafa se impusieron sobre el bielorruso que disminuyó su nivel al sentirse tan cerca de lograr el reto más difícil para cualquier tenista en cualquier momento de la historia. Fue triunfo para Nadal por 3-6 6-2 6-4. Los datos quedaron en datos y Nadal buscará volver a los cuartos de final del torneo cuando enfrente mañana al japonés Kei Nishikori.