Momento de pensar

Por ello, calma, aún no hemos ganado el partido más importante: el del largo plazo.

Escrito por: Alvaro Jourde.

Publicado el 12 marzo, 2018
Este artículo contiene:
.

Una sonrisa no determina felicidad y una lágrima tampoco tristeza; aprobar un examen no determina el aprendizaje y clasificar al mundial de fútbol tampoco determina buen trabajo de fútbol nacional. Existen una gran mayoría de situaciones cotidianas en las que el resultado –negativo o positivo- de un proceso no determina el escenario real del contenido.

Es muy emocionante que la selección peruana de fútbol esté en el mundial nuevamente. En varios aspectos dicho acontecimiento es relevante. Desde la motivación que genera para niños y adolescentes jugar al fútbol; hasta la promoción del deporte en el sector público y privado. Son innegables las múltiples oportunidades que irán apareciendo debido a la coyuntura mundialista. Pero, cuidado, las oportunidades son simplemente herramientas, va a depender de nosotros cómo las utilizamos. ¿Cómo las entidades estatales y privadas pueden contribuir para brindar servicios deportivos de calidad a niños y adolescentes? ¿Infraestructura, docencia, alcance nacional, materiales, etc.?

Por ello, calma, aún no hemos ganado el partido más importante: el del largo plazo. Durante varios años, en el Perú, no hemos entendido la importancia que tiene el deporte. Por un lado, la promoción del deporte a nivel de educación superior es paupérrima, desde la infraestructura que existe -y la que no existe- para practicar diversos deportes hasta las pocas actividades que organizan dichas instituciones; el deporte en las escuelas (públicas y privadas) es una actividad “extracurricular”, bajo ese esquema no hace falta decir más. Por otro lado, lo mencionado anteriormente en relación a la educación-deporte está estrechamente relacionado a que en las empresas privadas y entidades del estado la práctica del deporte sea mínima y en muchos casos: nula, y eso es un grave error. Pienso que no hace falta explicar por qué es un error, y espero que no estés pensando que solo te beneficia en la salud; el deporte es trabajo en colectivo y en individual, sentido del éxito y del fracaso, frustración y superación, solidaridad y egoísmo, y miles de situaciones más. Como diría el Eduardo Galeano: “Uno es en la vida como es en la cancha.”

Las soluciones para dichos problemas son infinitas, algunas que mencionaré no son las mejores para nada, estoy seguro que hay bastante mejores. Algo que tenemos a la vista son los famosos polideportivos, losas deportivas, complejos deportivos, etc. Contar con este tipo de obras y no aprovecharlas es como construir el mejor barco y dejarlo aparcado como colección. Me parece que se deberían organizar encuentros, festivales, olimpiadas entre otras actividades que generan concurrencia a dichos espacios deportivos. Estrategias de comunicación para dar a conocer lo que ofrecen los centros deportivos, ya que en algunos casos hay municipalidades que sí ofrecen actividades pero nadie se entera. Desde el lado de la educación-deporte, en las escuelas tiene que dejar de ser solo una actividad “extracurricular” y pasar a ser  tan importante como cualquier otro curso, por ejemplo: la escuela tiene para ofrecer 6 deportes y dividir de 4 a 6 horas a la semana, de esta manera los alumnos pueden explorar según sus intereses los deportes y en una cantidad de tiempo razonable. Las universidades deben preocuparse en tener una infraestructura deportiva también y que no solo la semana universitaria sea un momento de deporte sino fomentarlo a lo largo del año también. De la mano de esto, el sector privado y público también debe incentivar al deporte, ofreciendo promociones en centros deportivos, facilidad de horarios, torneos dentro de las empresas y con otras empresas también, entre otras cosas.

Para concluir, hay que saber cómo aprovechar la coyuntura deportiva de tal modo que sea una carrera a largo plazo y no a corto plazo. Las consecuencias de ser un país con cultura deportiva -y no hablo de la competitiva solamente- serán  beneficiosas en todos los sentidos. Sabemos que es importante que Perú esté en el mundial, pero más importante es que tengamos la mundial oportunidad de practicar deporte.